Un estilo de decoración que está muy en auge ahorita es el nórdico o diseño escandinavo (un poco más industrial) y cómo no, si es uno de los estilos más sencillos, cálidos y fáciles de lograr.

Este estilo nace en los países del Norte de Europa específicamente en Noruega y Suecia sin embargo se ha expandido por Dinamarca, Islandia y Finlandia.

Una de las cosas que como diseñadora de interiores me apasiona, es conocer la parte histórica de cada estilo. En el caso del estilo Nórdico surge luego de terminar la segunda guerra mundial. Ante la necesidad económica que pasaban optaron por aprovechar los materiales locales, por eso es que en este estilo sobre sale el uso de la madera y el metal para la fabricación de mobiliario, necesitaban que fuera funcional y duradero. Este estilo además se caracteriza por el uso de textiles y pieles como parte de la decoración, recordemos que estos son países donde llegan a tener temperaturas  extremas que alcanzan grados bajo cero, así que necesitan agregarle calidez a los espacios.

Entre los colores que caracterizan a este estilo encontramos el blanco como el predominante, escala de grises y colores que encontramos en la naturaleza como el verde y el café, algunos con tonos ocres, sin embargo actualmente podemos ver cómo los colores como el celeste y rasado en tonos muy claros se han ido incorporando en él.

El estilo nórdico se caracteriza por ser limpio y minimalista pero acogedor, solo se tiene lo necesario. De él se derivan otros estilos como el Japandi y el Higge de los que les estaré comentando en otra ocasión.

Bien, ubicados ya en este estilo y sus características quiero enseñarles cómo pueden llevarlo a su boda.

Mis recomendaciones:

Busquen un lugar de clima frío, de preferencia en una zona boscosa, así estarán más cercanos alcanzar la sensación de incluso estar en esos países.

Opten por usar colores neutros y otros de preferencia fríos como el celeste, algunos en escala de gris y verde.

Renta mobiliario que convine madera y metal. Se vale mezclar diferentes tipos sillas, este estilo es muy relajado y acogedor por lo que hacer combinaciones en el mobiliario es válido.

Incorpora cobijas o mantas que además de adornar sirvan para arroparse.

Agrega muchas velas con candelabros de metal.

Para la decoración floral utiliza bases metálicas y muchos colores tierras y neutros como el beige, gris y verde oscuro, a estos colores le puedes agregar el palo rosa si deseas que se vea más delicado.

Importante, no lo satures mucho o se va a confundir con el estilo Farmhouse. Este estilo es más simple y limpio.

 

Gracias por leerme, espero que esta información les sea muy útil.

con cariño,